El Planeta envasado

La actual cultura del usar y tirar evolucionará hacia una nueva que comprenderá y adoptará el rol del envase como un medio fundamental para reducir los residuos mundiales de alimentos y productos.

Las marcas deben explotar las herramientas de comunicación de los envases para educar a los consumidores sobre los beneficios que pueden aportar dichos empaquetados, que van desde prolongar la vida útil de los alimentos a proporcionar un acceso seguro y eficiente a los productos esenciales en las regiones desarrolladas y marginadas del globo.

rEenvasar

Al haber cada vez más consumidores que recurren a la compra por internet, el envase desempeñará un papel esencial en las transacciones de comercio electrónico de las marcas y de los consumidores.

Aunque la ventaja fundamental de la compra por internet es la conveniencia, los consumidores esperan más de sus marcas favoritas. Al diseñar el envase para verlo en la pantalla, y el envase de transporte para ser abierto al llegar a casa, la experiencia del envasado del comercio electrónico debe reflejar las expectativas del consumidor al comprar esa marca en una tienda física.

Etiqueta Limpia 2.0

En su búsqueda de envases que faciliten las decisiones de compra de los consumidores, las marcas rechazarán las propuestas que ofrezcan demasiado o demasiado poco, ya que pueden confundir a los clientes en lugar de informarlos.

Es más probable que los consumidores confíen en las marcas cuando los mensajes y las afirmaciones son concisas y fáciles de comprender. La comunicación en el paquete que elimina el exceso de información y de elementos de diseño para ayudar a los consumidores a centrarse en las cualidades del producto o en la funcionalidad del paquete puede llevar a un mayor compromiso del cliente.

Un Mar de cambios

Los envases de plástico a la deriva en los océanos serán el catalizador que impulse a las marcas a reformular el envasado en un contexto que los consumidores puedan entender y sobre el que puedan actuar.

Se calcula que para 2050 habrá más plástico en el mar que peces. Con los grupos de presión señalando con el dedo a los envases, las marcas están en plena línea de fuego. La preocupación por la eliminación segura de los embalajes impregnará cada vez más las percepciones de los consumidores sobre los distintos tipos de envases e influirá en las decisiones de compra del cliente. La única manera de superar esta barrera creciente para comprar será comunicar que una marca está trabajando para lograr una solución.

rEformatear

Las marcas buscarán formatos de envases contemporáneos que ayuden a revitalizar los pasillos centrales de las tiendas, menos transitados por los compradores más jóvenes.

Algunas características de los envases, como los materiales transparentes, pueden crear una sensación de apertura y confianza, además de ajustarse al interés de los millennials por alimentos más frescos y naturales. Un diseño contemporáneo, la reciclabilidad o unas formas exclusivas también pueden atraer a los consumidores más jóvenes.